Un secreto a voces cargado de placer: La masturbación femenina

A pesar de que estamos en pleno siglo XXI y las luchas de los movimientos feministas han logrado que las mujeres se sientan más seguras de su cuerpo y de lo que puedan hacer con él, aún existe mucho tabú alrededor del tema de la masturbación.

 

Aunque muchas mujeres se masrutban, pocas lo admiten por miedo o vergüenza, sin embargo es importante recordar que es un acto sumamente normal que además de causar placer, permite que te familiarices con tu cuerpo y con las estimulaciones que lo hacen vibrar.

 

Gracias a la masturbación, las mujeres logran conectarse con su feminidad, además que garantiza que tendrán mejores relaciones sexuales por la seguridad que ellas sentirán con su cuerpo.

 

Para masturbarte y lograr deliciosos orgasmos solo requieres de relajación, tus dedos o algún juguete sexual. Recuéstate en tu cama y comienza a acariciar tu cuerpo, concentrándote en lo que sientes. Pon a volar tu mente y acaricia tu flor sin miedos, sin asco, sin límites. Siéntete una diosa y conéctate con tu capacidad sexual.

 

Múltiples formas de alcanzar el orgasmo

El cuerpo femenino está dotado de diferentes zonas de alto nivel de placer

La naturaleza femenina es tan maravillosa que existen múltiples formas de alcanzar el orgasmo.

 

El orgasmo vaginal se logra a través de la penetración, gracias a la estimulación de las terminaciones nerviosas que se sitúan dentro de la vagina.

 

El orgasmo clitoriano es considerado el más intenso pues en este órgano que funciona exclusivamente para dar placer, existen más de 8 mil terminaciones nerviosas. Este orgasmo se logra tras la estimulación del clítoris por medio de la masturbación, sexo oral y uso de juguetes sexuales.

 

El orgasmo del punto G es posible con la estimulación de la pared interna de la vagina que se encuentra debajo del hueso púbico. Hay posiciones específicas para que se alcance al punto G de forma más sencilla, por ejemplo estando la mujer boca abajo.

 

El orgasmo del punto A es un poco complicado de lograr pero una vez alcanzado, puede hacerse constante e intenso. Se requiere de una penetración muy profunda puesto que el punto A se localiza antes del cérvix uterino.

 

El orgasmo cervical es aún más difícil pues la penetración debe ser más profunda que con el punto A. No se requiere de movimientos repetitivos sino más bien de mantener presión en el área.

 

El orgasmo anal es un tema del que mucho se habla pues en efecto es una práctica dolorosa al principio y puede ser muy incómoda si no se toman en cuenta cuidados como limpieza y extrema lubricación. Sin embargo los orgasmos con sexo anal se caracterizan por ser muy intensos.

 

El orgasmo del punto U es muy similar al clitoriano pues la zona se encuentra alrededor de la entrada de la uretra. Con suficiente estimulación, tendrás una explosión de placer.

 

El orgasmo de los senos es poco común pero no imposible de lograr. La estimulación de los pezones causa sensaciones intensas debido a que esta zona está conectada con las terminaciones nerviosas de la vagina. Pocas mujeres lo logran pero lo describen como una delicia.

 

Todo es cuestión de experimentar sin miedos. Aventúrate a conocer tu cuerpo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *