¿Qué es la crianza con apego natural?

Hoy queremos daros a conocer una tendencia que cada vez está más arraigada entre las madres primerizas, se trata de la crianza con apego natural. Básicamente es criar a nuestro bebé creando un potente nexo emocional continuo entre la mamá y el recién nacido.

El auge de esta forma de crianza en nuestro país se ha debido sobretodo al popular pediatra Carlos González, autor de libros tan conocidos en materia de maternidad como “Mi niño no me come” o “Bésame mucho, cómo criar a tus hijos con amor”, justamente en esta última obra fue donde dio a conocer los ochos principios básicos del concepto crianza con apego, que son los siguientes:

1.Contacto con el recién nacido desde el primer segundo

Cuando la madre da a luz, es fundamental el contacto físico con el bebé desde el primer segundo. El recién nacido ha estado 40 semanas gestándose dentro del cuerpo de la mamá y su primer contacto con el nuevo mundo es importante para crear un primer vínculo con el pequeño. Así que es muy común ver que si el bebé ha nacido en perfectas condiciones esté un buen tiempo cobijado entre los brazos de la mamá.

2. Lactancia materna

La mejor forma de alimentar a un bebé es que la madre amamante con el pecho a su hijo, de esta forma le esta aportando mejores nutrientes para su desarrollo.

Según la teoría del apego natural, evitando el uso de cualquier tipo de leche artificial, además de alimentarle de una forma más saludable, también le proporciona consuelo y consolida el vínculo entre la mamá y el recién nacido.

3. Portar al bebé en movimiento

En la crianza con apego es muy importante el contacto continuo con el niño aunque estemos realizando cualquier otra actividad. Por ejemplo, es muy común salir a pasear con una mochila portabebé o un Mei Tai, de forma que la madre o el padre pueda llevar cómodamente al bebé encima.

De esta forma el pequeño se siente más protegido y seguro al sentirse en contacto directo con su mamá. Lo que le permite estar menos estresado y es capaz de percibir mejor las figuras y ambientes sonoros del entorno que le rodea.

4. Dormir con el bebé

Al criar con apego también se busca que el niño duerma y descanse mucho mejor. Por eso es muy habitual dormir al bebé en una cuna colecho que se pone junto la cama de matrimonio. De esta forma la madre siempre está en contacto visual con el pequeño para atender cualquier tipo de necesidad que tenga durante la noche.

Además, al sentir el bebé que duerme en la misma habitación que sus padres, no presentan el síntoma de separación y no lloran cuando los dejamos en su cama para dormir, ya que son conscientes que la mamá está cerca.

5. Considerar el llanto como una forma de expresión

Cuando llora el bebé no significa siempre que tenga hambre o debamos cambiarle el pañal. También puede tener otro tipo de necesidades como tener frío, desear una caricia o que le estimulen con algún sonido o canción. Por eso es muy importante considerar el llanto del bebé como una forma de expresión y no como una señal de protesta.

6. No dirigir las rutinas

No debemos proporcionarle una rigidez de horarios, la necesidades de sueño y alimentación se deben satisfacer cuando el bebé la demande. Por eso es muy importante discriminar los diferentes tipos de llanto del niño.

Se establece una mayor confianza entre la madre y el bebé cuando ella es capaz de proporcionarle lo que necesita a su debido tiempo, sin insistir en que todo sea prefijado a la misma hora de todos los días.

7. Utilizar la disciplina positiva

La mamá debe dejar actuar al bebé ante nuevas situaciones y ayudarle a descubrir nuevas emociones juntos. La idea es que en vez de reaccionar de una forma brusca ante una conducta inesperada del pequeño, intentemos entender las razones que le motivan a hacer eso e intentar reconducirlo de forma afectiva y respetuosa.

8. Crianza por ambas partes

El criar a un bebé no es una tarea en exclusiva de la madre, el papá o la pareja de ella también deben estar altamente involucrado en su cuidado y educación.

Que los dos se encuentren implicados en la crianza sirve para crear un vínculo familiar más fuerte, y va a propiciar que el bebé se habitúe a un ambiente más confortable y respetuoso.

Como podéis observar en los 8 principios sobre los que se basa la crianza con apego, conlleva bastante sacrificio para una mamá, pero sobradamente compensa al ver la gran satisfacción de estar criando a nuestro bebé de una forma natural potenciando la unión con nuestro hijo o hija.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *