Cejas Perfectas

Para algun@s son las grandes olvidadas y para otr@s much@s una gran obsesión. El caso es que son determinantes en nuestro rostro y en su expresión. Una vez me dijeron que un gran cuadro no es nada sin un buen marco, pues con las cejas ocurre lo mismo, enmarcan nuestra mirada, y por muy bueno que sea un maquillaje, si la ceja no está cuidada, puede restarle belleza y protagonismo.

Conseguir una forma bonita y mantenerlas a raya, puede ser fácil siguiendo unos trucos básicos.
En primer lugar, hay que saber que las cejas se pueden modificar, pero no “transformar”. Si nuestra ceja (aunque sea ancha) tiene una forma claramente horizontal, dificilmente podremos conseguir que termine siendo una ceja con forma ascendente por mucho que la depilemos.

Las preguntas entonces son: ¿Dónde debe empezar la ceja? ¿Hasta donde debe llegar?… Para saberlo necesitamos: un lapicero o palito alargado y un lápiz blanco de ojos para marcar los puntos clave de nuestra ceja.

¿Dónde debe empezar? Ponemos el lapicero en vertical, pegado a la nariz, tal y como indica la “Línea 1“. Donde corte nuestra ceja es donde ésta debería empezar. Si sobresale vello hacia el centro (el llamado “entrecejo”) depilaríamos hasta llegar a esa línea. Si por el contrario no tenemos vello hasta ese punto, habrá que “rellenar” la ceja al maquillar.

¿Cual es su punto más alto y desde dónde empieza a bajar? Para hayar este punto pondremos el lapicero creando una linea que nazca en la aleta de la nariz y que pase por el centro de nuestro ojo (“Linea 2“). Donde corte la ceja será el punto más alto.

¿Dónde debe terminar? Para encontrar este último punto, trazaremos una linea con el lapicero que nazca de la aleta de la nariz nuevamente y que pase por el rabillo exterior del ojo (“Línea3“). Donde corte la ceja, es el punto límite final.

Una vez localizados los tres puntos, podemos trazar las líneas que los unen, como en la fotografía. De esta forma, TODO lo que este fuera de este area, sería “vello a eliminar”.

En el caso de que no tengáis una ceja muy tupida (como yo), se pueden rellenar para camuflar “calvas” y subir un poco el tono. Hay dos opciones: con lápiz de cejas o con sombra. Si es un lápiz ha de ser duro y si es con sombra que sea “mate” (nunca apliquéis una sombra con brillo en la ceja, los reflejos hacen un efecto feísimo). La sombra se aplica con un pincel biselado, como el de la fotografía.

Existen peines para cejas, pero yo suelo peinarmelas con un cepillo desechable de mascara de pestañas. Un TRUCO es aplicar un poco de laca del pelo en el peine (laca SIN brillo), ayudará a fijarlas y mantenerlas en su sitio más tiempo.

El resultado final después de peinarlas y rellenarlas con sombra:

Y la diferencia entre una y otra:

Espero que os sirva de ayuda y os animéis a poner vuestras cejas “a raya”. Ah! Y recordad que no somos simetric@s, así que no os obsesioneis, TOD@S tenemos una ceja ligeramente distinta de la otra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *